Libertad

Se observa el cruce de dos caminos, dos flujos, el encuentro de dos trayectos: uno el que traza el mal llamado Canal del Bajo Guadalquivir (conocido como Canal de los presos) y otro el que dibuja una vez al año la Romería de la Virgen de Valme, en su ir y venir desde Dos Hermanas al Cortijo del Cuarto. Las condiciones de esclavitud a las que estaban sometidos los presos políticos de la dictadura franquista que construyeron el canal, contrastan con el alborozo de la peregrinación católica, cuya ruta atraviesa el canal en el barrio de Bellavista, una población al límite de la ciudad de Sevilla en la que se asentaron las familias de los presos. Se parte de ese cruce, del área de visibilidad que los peregrinos tendrían sobre el canal y sus márgenes al cruzarlo, para iniciar varios recorridos tanto a lo largo del canal como por la vía principal que sigue la celebración religiosa: la Avenida de la Libertad.

Canal de los presos

La conspiración cívico-militar de julio de 1936 no sólo tenía como objetivo destruir el orden constitucional vigente, también, y era su principal finalidad, la de hacer desaparecer cualquier posibilidad de cambio social. Tanto el tímido emprendido por los gobiernos republicanos, como el más radical que preconizaba un amplio sector de las clases populares. El fracaso de la rebelión casi destruyó al estado y abrió paso a una marea revolucionaria. Casi tres años pasaron antes que republicanos y revolucionarios fueran derrotados por los sublevados. Durante ellos, a medida que ciudades y pueblos iban siendo conquistados, la mayor de las esperanzas que podían tener los vencidos era ser encarcelados, escapar a las "sacas" y, una vez superada la condena, o condenas, a muerte impuestas por el consejo de guerra, convertirse en un preso que "redimía" su pena en cualquiera de las miles de obras públicas, pero también privadas, que reconstruían una España destruida. Sobrevivir era su único objetivo, aunque para ello tuvieran que convertirse en esclavos.

José Luis Gutiérrez Molina

Texto completo

Romería de Valme

La Romería de Valme es una manifestación de religiosidad popular católica andaluza en honor de la Virgen de Valme que se celebra cada año en la localidad de Dos Hermanas (Sevilla) España. El tercer domingo de octubre. La romería consiste en trasladar desde la iglesia parroquial de Santa María Magdalena de Dos Hermanas a la ermita del Cortijo del Cuarto, en la barriada sevillana de Bellavista (hasta 1937 pertenecía a Dos Hermanas) a la imagen de "Nuestra Señora de Valme". Esta romería fue declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional por Resolución de 15 de junio de 1976.